Suzuki Ignis, un pequeño monstruo que llega a México en llamas.

0

Por: Marco Tolama Jr.

En los últimos años, el mercado automotriz mundial se ha visto invadido por pequeños autos dispuestos a entregarte un sinfín de cualidades; comodidad, eficiencia, ahorro e incluso potencia, y muchos han logrado llamar la atención, pero pocos han robado miradas como lo ha hecho el Ignis.

IMG_3562En el año 1999, la primera generación del Suzuki “Ignis” (Fuego en Latín) salió a la luz reemplazando al Suzuki Cultus, manteniéndose en el mercado hasta el año 2008. En el año 2016 es presentada la segunda generación del Ignis, esta vez como un microurbano con aspecto de crossover con tecnología hibrida (Versión EUR y UK), portando un diseño un tanto parecido al de 1999 pero claramente con el toque moderno que diferencia a estos pequeños monstruos.

El Suzuki Ignis llega a México en  dos versiones, GL y GLX. El GL costando alrededor de $199,990 y el GLX desde $223,990 hasta $238,990.

Tuve la oportunidad de probarlo por una semana, y aunque en un principio estaba un poco escéptico acerca del pequeño SUV, al terminar la semana casi lo escondo para no entregarlo.

Lo primero que llama la atención de este SUV minúsculo son sus exteriores. El diseño es lo que podrías esperar de un auto que espera arrasar con toda su competencia. Los diseños de estos autos son muy parecidos. Cuadrados, como un LEGO recién armado. Sin embargo eso no quiere decir que no sean atractivos. De hecho, Suzuki con este diseño ha hecho que el aspecto de este auto sea agresivo, con detalles como unas aperturas branquiales de un tiburón blanco situadas en la parte trasera. Y como ignorar la combinación de dos colores que puedes elegir para este auto. Sin duda hay que estar preparados para que la gente se te quede viendo en los semáforos.

Para que una marca nos pueda ofrecer un excelente auto a un excelente precio se debe de sacrificar algo, y lamentablemente el Ignis lo hace con los interiores.

Los interiores están hechos con una especie de plástico duro, nada es suave, se siente ligero e incluso un poco frágil. Viene con una pantalla táctil que parece una tableta que uno adaptó. El tacto de la pantalla es un poco frágil y me pone a pensar hasta qué punto podrá aguantar el uso continuo. A través de la pantalla táctil (Solo disponible en la versión GLX) puedes controlar la radio, el GPS y conectando tu smarthpone vía USB podrás hacer llamadas telefónicas y acceder a toda tu música, todo sin tocar ni una sola vez tu teléfono celular.

El tablero no es nada fuera de lo ordinario, la iluminación está en su punto y lo suficientemente atractiva. Los controles del volante te permiten cambiar de canción, control el volumen y contestar llamadas.

Justo debajo de la pantalla táctil se encuentran los controles del aire acondicionado, que por cierto es una de las cosas que más me gusto de este pequeño auto, ya que los hacen parecer botones que normalmente encontrarías dentro de un auto de carreras, algo muy divertido de usar.IMG_3561

¿Qué hay del espacio?

Es excelente. Quede realmente impresionado del espacio que encuentras en el interior a pesar de ser un auto “pequeño”. Los asientos son cómodos. No sentí incomodidad después de estar un buen rato en el tráfico. El único detalle para mí fue la falta de movimiento para los asientos frontales, en especial para el del conductor. La parte trasera es espaciosa y la cajuela perfecta para guardar el súper del mes.

¿Qué tal el manejo? ¿Es un auto apto para la Ciudad de México?

Sin duda es un auto que se maneja de manera espectacular, ya que cuenta con un chasis con bajo peso vehicular. Es como estar manejando un Go-Kart, responde muy bien y al ser un auto relativamente chaparro pocas veces hará de las suyas, pocas pero no nunca. En varias ocasiones me encontré con un poco de subviraje, en especial en curvas de radio creciente y rápidas, pero es algo que con el paso del tiempo uno aprende a controlar. Por que como cualquier otro auto, depende del manejo de cada quien y de que tan rápido le puedas agarrar confianza. Y como es de esperarse, esta es una ciudad que es muy agresiva con este tipo de autos, pero el Suzuki Ignis será capaz de navegar sin problema por las abrasivas calles de esta bella ciudad, todo esto mientras lo trates con el amor que merece.

¿Y que hay debajo del cofre y que es lo que le da el buen rendimiento a ese pequeño?

El Suzuki Ignis cuenta con un motor 1.2 L de cuatro cilindros con 82 Hp a 6,000 rpm y torque de 83 Lb-pie a 4,200 rpm. Está disponible en transmisión manual y automática CVT. El Suzuki Ignis promete un rendimiento de 21.8 KM/L, y aunque esto puede variar por diversos factores, queda claro que este auto es capaz de ahorrar mucho combustible, cosa que es necesaria en tiempos tan difíciles como los que estamos viviendo.

Los frenos cuentan con Sistema ABS Y EBD (Distribución de la fuerza de frenado electrónica). Cuenta con bolsas de aire frontales y pedal de freno colapsable para protección de tobillo.

¿Veredicto final?

Por un lado, el Suzuki Ignis no es un auto para todos. A muchos no les gustara cómo se maneja o la simplicidad de los interiores y el extraño aspecto exterior, pero sin duda es un auto al que vale la pena darle una oportunidad. Yo quede completamente enamorado de este pequeño SUV. Es cómodo, atractivo, practico, divertido y simple. Hace exactamente lo que promete y no tiene nada de complicado en él. Incluso llegue a aceptar el hecho de que a Suzuki no le dio miedo esconder en que partes del auto se ahorraron costos. Al final del día, estos pequeños sacrificios se ven reflejados en nuestro bienestar como propietarios del auto. Es un auto bastante accesible y uno que sin duda podría ser tu fiel compañero en un sinfín de aventuras.IMG_3563

Comparte.