Sebastian Vettel pudo vencer a las Flechas Plateadas.

0

Sebastian Vettel se impuso en el Gran Premio de Malasia con su Ferrari y rompió la sequía del equipo de Maranello, que no ganaba desde el Gran Premio de España 2013, cuando lo hizo con Fernando Alonso. El teutón se aprovechó del gran ritmo que Ferrari tenía en este circuito y la poca degradación que produce el nuevo SF15- T para realizar una estrategia de dos paradas, una menos que sus rivales. Lo siguieron los dos pilotos de Mercedes, que se vieron perjudicados por la estrategia a tres paradas, que comenzaron con la salida del único Auto de Seguridad del Gran Premio provocado por Marcus Ericsson. Lewis Hamilton estuvo cerca de la victoria pero esta vez fue derrotado.

Comparte.