Lewis Hamilton brilló frente a su gente en Silverstone.

0

Con una gran actuación y frente a su público, en una de las competencias más disputadas del año, Lewis Hamilton se llevó la victoria en el Gran Premio de Inglaterra en el mítico circuito de Silverstone. Hamilton se llevó el triunfo tras hacer las paradas en pits en el mejor momento posible. Pese a un difícil inicio, en el que los Williams se habían colocado en los dos primeros lugares, el equipo del inglés eligió el mejor momento para entrar a pits y salir delante de ellos. Una vez llegada la lluvia, Hamilton entró en el momento idóneo para poner los neumáticos intermedios. Nico Rosberg pudo mantener las distancias en el campeonato con su segundo lugar.

Comparte.