De Uriarte y Vanzzini terminan quintos en el Rally de Libia.

0

Los mexicanos Pedro de Uriarte y Eduardo Vanzzini concluyeron su actuación en el Rally de Libia de una manera por demás decorosa al cruzar el arco de llegada final en la ciudad de Saidia en el quinto casillero de la tabla general de posiciones. De esta manera, en tan sólo dos días, los tripulantes de la camioneta Ford Crusier remontaron seis casilleros y redujeron de manera importante la desventaja en tiempo que la falla mecánica del quinto día les había heredado.

Y es que la séptima jornada de competencia, que se corrió de Matarka a Saidia, resultó ser la idónea para que nuestros connacionales retomaran su lugar en la élite de la carrera. Las  planicies tipo WRC que cruzó el contingente fueron el escenario idóneo para desarrollar grandes velocidades y, gracias a ello, remontar importantes casilleros. En resumen, De Uriarte y Vanzzini finalizaron en el quinto lugar general y en el tercero de su categoría (4×4), lideraron la competencia durante tres días y fueron una de los dos tripulaciones que terminaron las acciones sin un sólo punto de sanción.

Después de 2869 kilómetros de recorrido en el desierto del Sahara y a lo largo de siete días de competencia, los resultados generales del Rally Libia 2016 quedaron de la siguiente manera: el lugar más alto en el podio se lo llevaron los franceses Jérome Renaud y Gabriel Pemeant con un tiempo de 33 horas 25 minutos 19 segundos. Los belgas Vincent Thijs y Serge Bruynkens se quedaron con el segundo sitio al tener una marca de 33:38’39”. El tercer casillero correspondió de igual manera a unos belgas, en este caso fue para Erik Loomans y Hans De Pauw, quienes pararon los cronómetros en 34:30’04”. Pedro de Uriarte y Eduardo Vanzzini, con la hombrada de quedar en la quinta posición, tuvieron un registro final de 37:37’34”.

“A decir verdad estamos muy contentos con nuestra actuación en el Rally de Libia. Ni siquiera en nuestros sueños pensamos que en nuestro regreso a la actividad profesional íbamos a quedar en el quinto sitio de una de las carreras de rally raid más prestigiadas del orbe. Muchísimo menos que en más del cincuenta por ciento de la justa íbamos a encabezar la tabla de posiciones aún por encima de muchos de los equipos más prestigiados del Dakar. Fue una verdadera locura. Sin temor a equivocarme, creo que tanto para Eduardo como para mí resultó ser la carrera de nuestra vida y, más aún, la competencia que abre nuevos horizontes pues hoy en día sabemos que estamos a la altura de los mejores del mundo.

“Llegamos a Marruecos con la idea de sumar kilómetros para en futuras ocasiones regresar a competir; sin embargo, la experiencia que habíamos adquirido en nuestras carreras anteriores nos hizo pelear entre los primeros pese a lo difícil que resultó el recorrido de este rally. En pocas ocasiones habíamos tomado un curso que exigiera tanta técnica pero, afortunadamente, pudimos con él de una manera más que satisfactoria. Fuimos uno de los pocos equipos que pasamos todas las dunas y todos los puntos de control. De hecho, en el total de vehículos que arrancaron la competencia únicamente dos no sumamos un sólo punto de castigo a lo largo de los siete días.

“Ahora nos tocan unas cuantas semanas de descanso y, posteriormente, buscaremos nuevas competencias en las cuales participar. No sabemos aún en cuál regresaremos a la batalla pero si será en este año. Necesitamos estar en activo y es por ello que nos vamos a sentar a buscar las mejores opciones. Por el momento, debemos de agradecer de la manera más sincera a todas aquellas personas que de una u otra manera nos apoyaron a lo largo de estos días. Aún cuando estábamos incomunicados en lo más profundo del Sahara sentíamos sus buenas vibras y ello vale mucho. Tuvimos el triunfo en las manos y se nos fue por una falla mecánica; no obstante, en todo momento nos esforzamos al máximo y creo que dejamos en alto nuestro nombre y el de nuestro país”, concluyó Pedro de Uriarte.

Comparte.